Inicio

Sitio dirigido, escrito y editado por Juan A. Sánchez (España)

Publicaciones

Videos

Libros

_____________________________________________________________________________________________

Para acceder a él, tanto en "papel" como en formato digital, lo más comodo es acceder al buscador de Google. Escribir "La Senda del Fuego" y allí lo teneis en un amplio escaparate de librerias. "Punto Rojo Libros", "Agapea Libros",  "Casa del Libro", "Amazón", "Corte Ingles", etc. Y tambien en librerias de Sudamérica.


Gracias por vuestra atención. 

Serie "La Gran Invocación"

Has pasado año 2020… y aun cuando las apariencias indican que no te lo mereces… permíteme darte las gracias por razones que nunca podremos olvidar.

Todos, alguna vez, necesitamos hacer un alto en el camino, echar pie a tierra, un pequeño silencio y reencontrarnos..

Una reflexión acerca de la Luz que precipita "La Gran Invocación" sobre la Humanidad en estos tiempos tan importantes para nuestro planeta

Ese es nuestro trabajo como Humanidad. "Restablecer el Plan en la Tierra". 5º y último video de la serie LGI


No comparar es revelar la "Belleza" que nos viene instalada de fabrica...

"La Gran Invocación" reclama la afluencia de Amor hacia toda la esfera donde la Humanidad, como sus agentes, expresamos la Vida.

?Cual es el Propósito que algunos Hijos de la Humanidad conocen y todos servimos?

Ese es el gran trabajo que, como Humanidad, debemos realizar. ¡Es nuestra responsabilidad!

Dedicados a la Luz...

Eres Luz en cualquier momento de tu vida. Más potente, mas ténue pero... ¡siempre Luz!

Diversos temas

Dedicados a "esos meses" del 2020

?Es posible que una mascarilla, tiempo hace ya, haya ocultado tu Luz. Que te haya ocultado de ti mismo?

Tras el confinamiento. Tras muchos días de silencio e, incluso, de soledad... compruebas que la Vida prosigue infatigable.

Y si es así, ábrete a una nueva visión de ti mismo. Advierte que estas vivo, que debes estar despierto a los nuevos tiempos. Abierto a la esperanza que crece, incansable, en ti y en la Humanidad

Fina Oliver

Wesak 2020

Reflexion acerca de la especial importancia de la bendición del Buda este año 2020

Unas reflexiones que nos invitan a la "Superación del Ser"

Tenemos que empezar por reconocer…¡hagámoslo! ¡Que somos “Hijos de la Luz”!. Y actuar como tales...

Que cuando tus ojos se abren a un nuevo dia, te unes al trabajo del Sol. Amanece Él y amaneces tú...

Nuestra vida es como un escenario en el que tú, yo, todos somos siempre la actriz, el actor. Siempre únicos e insustituibles...

Cierto es que nadie como tu conoce el aire que respiras de la Vida.

Imagina que eres expresión de la Verdad y la Belleza

Tenemos que empezar por reconocer…¡hagámoslo! ¡Que somos “Hijos de la Luz”!. Y actuar como tales...

Vivimos tiempos que reclaman la aportación luminosa de cada Ser Humano. La empresa que tenemos por delante es de una tremenda importancia en la historia de la Humanidad.

En muchas ocasiones, nos vemos obligados a comer de los frutos de un árbol que parece haber existido desde siempre y que, bajo sus ramas, ha nacido y crecido todo cuanto intenta esclavizar a la Humanidad.

Una aproximación a la Libertad del Corazón.

____________________________________________________________________________________

Conferencias y charlas sobre Agni Yoga


Conversando en la Senda de Fuego

Durante los últimos años he subido diversos videos a YouTube. Algunos los he editado como consecuencia del trabajo que desarrollamos dentro del "Grupo de Estudio del Agni Yoga".


Gracias por tu atención en nombre de Maggy y Josefina de Colombia.  Iván Maldonado de Bolivia.  Ana, Marcela, Daniel de Argentina y Juan desde España . Os indico el enlace a un trailer.

La Luz del Alma

Texto de los videos publicados en: AudioeSSen "Mi voz es tu voz"

 (Cada titulo contiene un enlace para acceder al video)



Dedicado a “Jeshua”


Queridos amigos todos. Concluida la serie de diez videos que dedicamos al “Genio del Corazón”, surge de lo más profundo la necesidad de seguir reencontrándonos  en la esfera de Luz de donde brota nuestra naturaleza… de  percibirla  como la Fuente de la que se alienta nuestra Vida…

 

¿Y cómo compartir nuestra Luz sin acudir al Manantial de las Aguas de Belleza, Verdad y Perfección que brotan en el Alma de nuestra Humanidad?... ¿Cómo no beber de Él  aun cuando, a veces, nos sentimos acechados por las tormentas de nuestro aprendizaje en la densidad?… ¿Cómo evitar los efectos de haber bebido las “Aguas del Olvido”?...

 

Amiga… amigo mío… Permíteme aproximarme a tu Luz... ¡Que es mucha!... y al celebrar la unión… ¡que nuestro Corazón brinde con  las Aguas de ese Manantial!...

 

Gracias por tu presencia… y mira… te confieso que me es imposible evitarlo… ¿Cómo evitar abrir nuestro Corazón a esa expresión de Amor que una abierta… franca y sincera amistad debe decorar?

 

¿Cómo poner límite a la Luz de nuestra Alma? ¿Cómo no abrir decididamente sus ventanas?... ¿Cómo no decir?... ¡basta ya a los cortinajes densos que pretenden ocultárnosla!…

 

¿No hemos nacido de la mano de la Luz?...  ¿No sabemos que debemos decorar la senda de nuestra vida con Ella?... Entonces… ¿Porqué permitir que el caudal de amistad y de fraternidad que ilumina nuestro proyecto común como Humanidad… se vea, a veces,  empantanado… y por desgracia germinando, en él, el moho de la desesperanza?…

 

¡Asumamos que tú!... ¡que yo!... ¡todos!... somos el propio Dios hecho Humanidad… ¿Cómo pues seguir soportando la oscuridad que, desde extraños orígenes,  se cierne sobre nuestra divina naturaleza? ¿No será que se pretende acallarla?...

 

¡Pero no!... ¡Que nada la silencie!... ¿Hemos llegado hasta aquí  para que cunda el desaliento en nuestros días?  ¿No somos acaso, reconozcámoslo en nuestro Corazón,  “Trabajadores de la Luz” ?... ¿no hemos llegado con ese título a este recodo de la Vida  para iluminarlo?... ¡No… que nada nos silencie!... ¿Acaso no nos habla el Alma… con la voz del silencio… acerca de un nuevo mundo en el que podamos expresar nuestra Luz?… es decir… ¡Su Luz! 

 

¿Y no nos habla de esa Esfera de Luz Blanca la voz maestra de Jeshua?... ¿No se inunda de amistad y cercanía nuestro Corazón al sentir su proximidad?... Gracias Jeshua… hombre, amigo y Maestro… ¡cómo sentimos tu proximidad en nuestra tarea como Humanidad!

 

Y el Alma… ¡Ah… el Alma amigos míos!… A Ella orientaremos la mirada de esta serie en los próximos tiempos… ¡A Su Luz! ¡A su Maestría! ¡A su Maternal regazo!... ¡A la Paternal confianza que deposita en nosotros!...

 

Y que Ella sea la profesora tierna, dulce y apacible que nos muestre la conexión… el Hilo Blanco de Luz… con nuestra realidad Interna…

 

Amigo… amiga… en la tarea de una nueva Humanidad estamos emplazados…

 

Desde el Corazón

Juan







Tu mirada más luminosa


 

Caminas por una acera… y al cruzarte con alguien… unas veces saludas… o eres saludado… con un ¡hola!...  y otras con un gesto al que siempre le acompaña una mirada…  Un saludo que unas veces es correspondido y otras te responde una mirada huidiza… apagada… cuando no desviada…  ¡qué triste es percibir que el temor ha vaciado de  luz tantos ojos que debieran ser fuente de ella…

 

Parece ser el signo de los tiempos… el signo de la mirada vacía de esperanza… y que se oculta tras las gafas de tan solo querer ver la ficción en la que, como Humanidad,  nos hemos instalado… gafas que impiden el fluir de la mirada afectuosa surgida del Corazón… como si fueran las llaves del carcelero que pretende instalar a la Humanidad en el miedo… no se sabe a qué… ¡pero miedo!

 

Pero… amigos míos… y afortunadamente... si es cierto que, a veces,  sabemos responder a una mirada… o que nuestra mirada es respondida… ¡y que momento de saludo!... ¡de reconocimiento!... ¡que saludo caldeado por el Fuego del Corazón!... ¡Qué momento para proclamar un basta ya!... ¡para romper los moldes del miedo y que aprisionan a la Humanidad!…

 

Moldes forjados en la falta de dialogo… en la falta de futuro… del exceso de “influencers”  de la nada… en un telediario programador de vacíos… en el temor al uso de la libertad… en el miedo a “eso” hoy impronunciable… miedo que se asoma en una mirada vaga… indiferente o perdida por encima de una mascarilla… ¡Cuanta soledad se advierte en todo ello!...

 

Pero ¡sea!… Amigo, amiga mía… ¡rompamos esos moldes... ¡Que hoy no toca hablar de ellos!... ¡Toca hablar de la Luz que los ojos son capaces de irradiar!...  de esa mirada por la que vuelcas en el mundo todo lo hermoso que encierras… ¡Tu mirada más luminosa, libre y prometedora!…

 

Pero… ¿Cuál es el combustible que la alimenta?... ¿Es acaso ese combustible como un colirio de  Luz?…  ¿Será tu necesidad de exportar afecto al mundo?... ¿No es esa luz en ti… la que te permite conocer si observas o eres observado por ella?...


¿Y ese colirio de Luz no es el que ajusta la belleza de tu mirada?… Un colirio cuya eslogan de fábrica dice… ¡Se Luz en cada uno de tus pasos por la Vida!… ¡Que tu mirada no se oscurezca!...


Y si me permites un consejo… ¡ese colirio no lo compres!... ¡observa que ya te viene instalado de serie!... ¡contémplalo todo como un conjunto perfecto en el propósito de la Vida!...


Y  tus ojos… ¡querido compañero de sendero!... ¡siéntelos!... ¡vívelos por un momento!... ¿Acaso no son los ojos de tu Alma?... ¿No será que Ella contempla la vida de la densidad a través de ti?... ¿Que la experimenta en la densidad a través de tus sentidos?… ¡Y que son los suyos!... ya que no olvides que “lo que es arriba es abajo”… ¿Y no son su tarjeta de visita las ocasionales chispas que irradias desde  tu mirada?…


¿Compartes que una mirada iluminada por la comprensión… una mirada preñada de compasión no distingue entre las formas ni las edades?... ¿Qué admira la lozanía creciente de una rosa o valora cuando se marchita después de  difundir su aroma y sacrificarse  en el altar de la ancianidad?…

 

¿No será que la mirada es como el periscopio del Corazón y contempla como la belleza se contiene en todo… aun en lo aparentemente desagradable… ya que los diseños de la Vida alcanzan hasta el último rincón, si es que lo hay, de Si Misma…

 

¡Preguntémonos!… pregúntate pues… ¿Cuál es el secreto que se encierra tras la mirada del caminante que se sabe  hacia donde se dirige… pero nadie… realmente nadie…  conoce la intención real de sus pasos?…

 

Amigo, amiga mía… ¡Que intercambio amoroso el  captar la sutileza de una mirada luminosa… ¡Que ocasión de mirar y devolverla!...

 

Así pues…  ¡Miradas que rompan moldes y qué sean luminosas!... ¡Que den fe de lo que realmente somos!...

 

¡Que necesario es romper los moldes del miedo!... ¡De mirar y proyectar al mundo la realidad de nuestra naturaleza!... Amigos míos… ¡La Luz del Alma!...

 

 

 

Desde el Corazón…

Juan







Escucha la Vida


 

 ¡Shhh!... guardemos silencio… cubrámonos con el manto de las estrellas… y que  nuestros oídos se abran… ¡ya, por fin!... a los misterios que llaman a la puerta de la Humanidad…

¡Y puesto que los “nuevos tiempos” ya comienzan a agitarse en los corazones!...  entonces…  ¡que se abran sus ventanas  y que su Luz  deslumbre a las bandadas de cuervos que intentan ocultarlos!… ¡que sus miserias de oro queden al aire y las disuelva el viento de la Vida!... ¡Que no queremos ir a otro planeta a poner anuncios de refrescos!... Que queremos honrar a este… ¡el nuestro!

 

Pero amigos míos… os digo... ¡Amemos a esos cuervos!... ¡Hagámoslo en una medida que… quizá… ellos desconozcan todavía!… ¡Que solo a través del Amor se puede disolver su ignorancia… ¡Que son todavía incapaces de imaginar la gloria que como Humanidad nos espera!…

 

No  secundemos su ruido… y que el Alma de la Tierra haga Su Trabajo… Que bien sabemos,  la Luz… por pequeña que sea… siempre disipa las tinieblas… Y la Humanidad… aunque lo desconoce todavía… ¡es esa Luz!...

 

En el video anterior convocamos a la Luz del Alma para que se precipitara por nuestra mirada… y ahora… dejemos que nuestros oídos perciban sus pasos en el escenario de nuestra vida… alejemos de él todos los ruidos y mezclemos  en él nuestras voces… ya sean de bajos… tenores… de las siempre altivas sopranos y la dulzura de las contraaltos… ¡Mezclémonos en una pauta armoniosa con la cuerda… el viento y la solemne percusión!…  ¡Anunciemos con nuestro canto la llegada de la Era de Luz esperada!... 

 

¡Y que cada uno de nosotros sea la extensión de su Alma!...     ¡compartamos el pentagrama en el que la Voz de la Belleza escribe sus mejores notas!… ¡Ahhh, amigos!... ¡qué momento  en  el que toda nuestra atención e intención esté puesta en el “saber escuchar” la música que se crea en ese escenario!… ¡Qué  momento cuando nos apercibamos de la nota clave de la Vida!…

 

 

Amiga, amigo mío… ¡Ábrete a escuchar la voz cálida y maternal de tu Alma!…  ¡Sssshh!... envuélvete en tu silencio... y atiende esa “nana” cantada con voz que solo las madres saben entonar!…   escucha Su Voz…   ¡Que aletée  el ángel que  tú eres!… escucha el canto del Hogar del que procedes y al cual retornas…

 

¡Si!... que todo sonido…  el silencio mismo… es la “voz” de la Vida que te advierte de su presencia… Y siempre… en una danza  constante de vibraciones que construyen figuras densificadas… hijas del ruido… o gráciles contornos sutiles de Luz que… como mariposas acompasan su vuelo a la armonía que se deja oír a través de los altavoces de tu Corazón...

 

¡Pero, ay… bien sabes que no siempre es así!…   que  en muchas ocasiones… a tus oídos de lo cotidiano les molesta el silencio y se dejan seducir por el ruido de la mentira mal disimulada de una noticia en televisión… por lo ficticio en la voz del o la “influencer” de turno… por las imágenes engañosas de un anuncio y por un mensaje  embaucador que se desliza de ellos…

 

 

Pero… ¡Ah, que misterio!… los oídos  no pueden comprender que cuando “tan solo oyen”… para ellos el silencio es sinónimo de muerte…  mientras  que cuando “escuchan”… el silencio es el timbal glorioso con el que tu Alma te anuncia su proximidad…

 

He ahí la diferencia entre “oír” y “saber escuchar”… y siendo así… ¡tú!… que eres la expresión de tu Alma... asume la gratitud de escuchar la Vida… y no te sientas herido por ruidos pronunciados sin verdadera intención y… al tiempo… aprende a captar las sutilezas de los sonidos que entonan otros Corazones…

 

Deja de oír lo que tus sentidos “quieren oír”… y escucha… pon tu atención en  lo que “realmente es”… Y ¡por favor!... Oye las razones ajenas con la misma mesura y comprensión que esperas sean oídas las tuyas.

 

Y bien amigos… cierro este trabajo con un íntimo deseo… ¡que nuestro más corto silencio sea el más dilatado contacto con nuestra Alma… y que Ella nos permita discernir el aleteo del “Nuevo Mundo” que se aproxima… y las fanfarrias del viejo que ya agoniza… Entre la Luz creciente y las luces engañosas que ya son pasado…

 

¡Sintamos ese aleteo… oigámoslo tal como los enamorados se oyen cuando unen sus corazones!...

 

Amigo… amiga mía… ¡Ah!... un último consejo… Permítete “escuchar” la belleza a través de tus oídos… escucha y degusta la armonía con la que te deslizas en el escenario de la Vida… y regálate a ti mismo… y que por tantas cosas te lo mereces… un convencido y  rotundo…  ¡¡me gusta!!...

 

 

Por todo ello… y por un canto a la esperanza…

Juan